Estudiarán cocina, pastelería y servicio de salón.

Desde el montaje de una mesa hasta el ceremonial del vino, pasando por el servicio de quesos; esos contenidos y otros son parte del curso por videoconferencia que están haciendo 12 estudiantes de Hotelería, Gastronomía y Turismo de UTU, con docentes del Liceo Lautréamont de Estudios de Hotelería, Restauración, Alimentación y Servicios Terciarios de Francia. Los que obtengan las tres mejores calificaciones viajarán en enero de 2019 a la localidad de Tarbes, en el suroeste francés, para hacer pasantías laborales en distintas áreas. Según comentó a la diaria la inspectora de Gastronomía de UTU, Nancy Rosado, este es un “acuerdo único”. Agregó que “la posibilidad que tienen los estudiantes es muy valiosa, porque obtienen una doble titulación –la uruguaya y la francesa–, además de la certificación en el idioma y la experiencia de trabajo”.

La convocatoria atrajo a 70 estudiantes del área metropolitana. El primer filtro se hizo a partir de las notas que tenían en las prácticas profesionales y en la materia Francés, porque para hacerlas se pide un nivel básico-medio de conocimiento del idioma. La inspectora detalló: “Una vez pasada esa selección quedaron 20 estudiantes con las mejores calificaciones, que dieron una prueba oral y escrita de francés, que tomó la embajada de Francia en conjunto con el área lingüística de la ANEP [Administración Nacional de Educación Pública] y la Alianza Francesa. Después de esa evaluación, se seleccionaron los 12 estudiantes que ahora están haciendo el curso a través de videoconferencias”.

El primer módulo de la formación con docentes franceses ya está en marcha y continuará hasta completar las seis lecciones sobre ceremonial del mozo, trabajo con montaje y transporte, servicio de sopa y de café, entre otros temas relacionados con el trabajo profesional de mozo. El segundo módulo llegará luego de las vacaciones francesas, en setiembre. También con un profesor europeo, se profundizará en los servicios de mesa, algo que Rosado destacó como un empleo “muy caro y restringido para determinados lugares”.

En octubre se hará la evaluación del curso para determinar quiénes viajarán a Francia en verano. “La pasantía de tres semanas de duración será de cuatro días de trabajo a la semana, y uno destinado a la formación en el liceo en tres áreas: cocina, pastelería y servicio de salón”, explicó la inspectora. Al respecto, agregó que más allá de la experiencia en el extranjero, el curso es muy valioso para todos, sobre todo por la doble titulación y la enseñanza del francés. Como contrapartida, Uruguay recibirá, también en enero, a tres estudiantes franceses del liceo Lautréamont. Los jóvenes harán sus prácticas en la Escuela Superior de Alta Gastronomía Pedro Figari, en Punta del Este. “Allí se formarán con nuestros referentes de Maldonado en todo lo que refiere a la gastronomía uruguaya, es decir, el postre, el vino, la panadería y, por supuesto, la comida, en especial el asar a las brasas”, detalló Rosado.

A pesar de que cualquier experiencia en el extranjero tiene su relevancia, la inspectora señaló la importancia de que sea en Francia: “Uno tiene que reconocer allí una cocina madre, ha marcado distintos modelos históricos y tendencias en lo que hace la gastronomía. A Francia se le deben muchas cosas, incluyendo una lengua universal; si los chicos se van a Japón mañana y les dicen que tienen que cortar zanahorias de determinada forma lo van a entender porque van a saber hablar francés”.