Publicado: 10.10.2015

La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) construirá en el actual gobierno 30 liceos de tiempo completo y 70 de tiempo extendido y para el Ciclo Básico. El objetivo es concretar la extensión horaria pedagógica, monitorear la evolución de los aprendizajes, apoyar a los alumnos con problemas cognitivos y promover instancias de socialización e inclusión con protagonismo y participación de la comunidad.
Escuela de Cruz de Carrasco, Montevideo

El consejero de Educación Secundaria, Javier Landoni, informó que el primero de los cinco liceos bajo esta modalidad funcionará a partir de 2016 en Barra de Maldonado, lugar seleccionado en función de la información recolectada en los propios territorios a partir de relevamientos demográficos y de índices de vulnerabilidad social.

Los nuevos liceos albergarán a pocos alumnos por grupo para mejorar la atención personalizada y tendrán un formato de funcionamiento innovador, que combinará los aprendizajes curriculares con una batería de herramientas de apoyo y seguimiento, trabajos en talleres y actividades recreativas, de socialización y construcción de ciudadanía.

En ese tiempo adicional los alumnos podrán también realizar sus tareas domiciliarias, conectarse a Internet, jugar y relacionarse, informa ANEP en su página web.

Los educandos permanecerán alrededor de ocho horas en los locales educativos, por lo cual una de las grandes apuestas será a la retención de la población estudiantil en el sistema, el fortalecimiento de los vínculos y la promoción del sentido de pertenencia, tres condiciones indispensables para el desarrollo de una exitosa trayectoria educativa, destacó Landoni.

Los esfuerzos se centrarán en aquellos alumnos con mayor riesgo de desvinculación por razones socioeconómicas, con particular énfasis en las tutorías y acompañamientos.

Landoni informó que el plan de trabajo quinquenal contenido en el proyecto de Presupuesto prevé diversas propuestas tendientes a mejorar los desempeños, acorde con las necesidades y las demandas de los adolescentes.

“En ese contexto, le otorgamos mucha importancia a los liceos de tiempo completo y extendido”, apuntó.

“Es una extensión de tiempo pedagógico, pero con sentido. No sólo van a tener la propuesta curricular, sino que también tendrán un permanente seguimiento de los aprendizajes y un conjunto de actividades en contra-turno que permitan que el adolescente pueda recrearse y relacionarse con sus pares”, añadió.

Los educadores podrán tomar 30 horas de clase, 20 de las cuales serán horas de aula y el resto de acompañamiento pedagógico para atender a los padres, planificar y realizar tareas compensatorias. Estos centros tendrán una fuerte impronta comunitaria y serán emplazados cerca de locales escolares. Además, se utilizarán espacios alternativos que permitan una mayor interacción.

“Nosotros queremos que el pase de la escuela al liceo sea un deslizamiento y no un quiebre”, afirmó.

También compartirán herramientas y recursos: las escuelas de Primaria podrán utilizar los laboratorios de ciencias de los establecimientos liceales.

Ver noticia en el portal de Presidencia